Julia Morgan. Una arquitecta para Hearst

9 agosto, 2007 en 6:02 am | Publicado en Arquitectura, Arquitectura y cine | Deja un comentario

En algunas artes la imaginación y el trabajo no serían más que esto, imaginación y trabajo si no fuera porque existe alguien con el dinero y la voluntad suficiente como para convertirlos en realidad. Este inseminador de vida, o de muerte, es el mecenas. Algunos mecenas son generosos en el sentido más amplio de la palabra, a otros les mueve el ansia de perpetuidad. William Randolf Hearst era un mecenas y Julia Morgan era, además de su arquitecta, su pasaporte a la inmortalidad.

morgan_wrh.jpg
Julia Morgan junto a Hearst

Julia Morgan nació en San Francisco el 20 de Enero de 1872. Fue la segunda de cinco hermanos. Su padre, Charles B. Morgan fue un Ingeniero de Minas de Nueva Inglaterra que en 1867 se trasladó a la costa este para casarse con Liza, su madre, convencido de que su futuro se labraría allí.

Julia realizó sus estudios primarios en Oakland High School. Se graduó en 1890 y su interés por las matemáticas le llevó a matricularse en la facultad de Ingeniería de la Universidad de Berkeley. En el año de su licenciatura, el célebre arquitecto Bernard Maybeck, que por entonces tenía 32 años y enseñaba geometría descriptiva, realizó un seminario privado de arquitectura para sus mejores estudiantes. Este seminario marcó la carrera de Julia y de sus compañeros que se animaron a matricularse en la École des Beaux-Arts de París. Julia llegó a París en 1896, aprendió francés y pasó las pruebas de entrada en 1898 convirtiéndose en la primera mujer admitida en la división de arquitectura. En Febrero de 1902 se diplomó.

Este mismo año regresó a EEUU, al Bay Area, y comenzó a trabajar como asistente para John Galen Howard en el diseño y la construcción del Hearst Greek Theater de la Universidad de Berkeley.

greektheater.jpg
Greek Theatre en la Universidad de Berkeley

Pero su ambición y su ansia de independencia le llevaron a presentarse al examen que otorgaba la licencia necesaria para ejercer como arquitecto. Fue la primera mujer en conseguir la licencia del Estado de California. En 1904 abrió su primera oficina en el 456 de Montgomery pero el edificio se destruyó por el terremoto de 1906 y se asoció con Ira Wilson Hoover. Hasta 1910 no comenzó a firmar sus proyectos como Julia Morgan en solitario.

Su primer proyecto de envergadura fue la reconstrucción del Hotel Fairmont, dañado seriamente en el mismo terremoto que destruyó su oficina. Julia supervisó las obras para los dueños del hotel y consiguió reabrir un año después, en el aniversario del terremoto.

En sus cincuenta años de carrera, Julia diseñó más de 700 obras ejecutadas, muchas de ellas casas monumentales y de diseño en la zona de Berkeley, Oakland y Piedmont. Y trabajó en numerosas ocasiones para asociaciones de mujeres como la YWCA.

merrilldistant1.jpg
Merrill Hall, para la YWCA

De sus grandes proyectos en el interior de la ciudad cabe destacar Katherine Delmar Burke School

katherinedelmarburkeschool.jpg

…y la residencia Heritage Retirement Community(1924)

heritage2.jpg

También diseñó un gran número de casas y apartamentos en San Francisco…

dergehouse.jpg
Derge House

Julia mantuvo relación con tres generaciones de Hearst pero fue con W.R.Hearst con quien colaboró más asidua y estrechamente. Para W.R.Hearst construyó proyectos residenciales y comerciales, los más famosos, sus casas residenciales en San Simeon (Hearst Castle), su obra más célebre y monumental…

romanpool.jpg
Roman Pool en Hearst Castle

…y en Wyntoon

wintoonhousecolor.jpg

Si quieren ver más fotos de las obras de Julia Morgan pinchen aquí.

Anuncios

Xanadu. The Hearst Castle

8 agosto, 2007 en 6:25 am | Publicado en Arquitectura, Arquitectura y cine | Deja un comentario

La mayoría habrá visto o al menos habrá oído hablar de Ciudadano Kane (Citizen Kane), la película escrita, dirigida y protagonizada por Orson Welles. La persona en el que está inspirado el personaje de Charles Foster Kane es William Randolph Hearst, el único heredero de George Hearst, un minero rico que compró, en 1865, 40.000 acres de tierra que incluían los Ranchos Mexicanos de Piedras Blancas, San Simeón y Santa Rosa. “Estoy cansado de mi rancho, de acampar al aire libre, quiero algo más cómodo, me gustaría construir una casita” le dijo a la arquitecto Julia Morgan en 1919. George Hearst terminó construyendo un castillo de 165 habitaciones y 127 acres de jardines, terrazas, piscinas y pasaje y, en el mismo año, el castillo fue heredado por su hijo W.R.Hearst; quien siguió construyéndolo hasta 1947. Actualmente lo llaman San Simeón Castle o Hearst Castle y está considerado como monumento histórico del estado de California.

hearstcastlewildcatt2com.jpg
Hearst Castle

Welles lo llamó Xanadú

xanaduconstructioncitizenkane.jpg
Fotograma de Ciudadano Kane. Recreación del Hearst Castle

En el tiempo en que W.R.Hearst y su mujer, la actriz Marion Davies, lo usaron de residencia, el castillo se convirtió en una especie de centro social de Hollywood. Winston Churchill, Charlie Chaplin, Greta Garbo, Dolores del Río o Clark Gable fueron algunos de sus invitados. Además de heredero, W. R. Hearst llegó a convertirse en un magnate de la comunicación y su poder de influencia alcanzó tal punto que en una ocasión llegó a afirmar –Usted suministre las ilustraciones, que yo pondré la guerra-. Era la contestación al dibujante del Journal, Rémington, que tras una breve estancia en Cuba le llamó por teléfono para decirle, -Todo está en calma. No hay problemas. No habrá guerra. Quiero volver-. La guerra a la que se referían era la guerra de Cuba, la guerra entre España y EEUU provocada por el hundimiento del Main en la Habana. Al día siguiente The Journal, su periódico, publicó en portada el siguiente titular:

«El barco de guerra Maine partido por la mitad por un artefacto infernal secreto del enemigo»

El ego de Hearst le llevó a construir en el interior de su castillo el mayor zoológico privado del mundo. Tenía más de 70 especies de animales, entre ellos, avestruces, búfalos, canguros, llamas, cebras, tigres, osos, y monos. Pero a finales de los años 30 ya no podía seguir manteniéndolos y los donó a zoológicos públicos. Aprovechándose de las guerras que destruían Europa, Hearst, que ni siquiera entendía de arte, contactó con Arthur Byne, un arquitecto que no ejercía de arquitecto y que llegó a convertirse en el ladrón de tesoros más famoso del mundo gracias al dinero de Hearst, para desmantelar joyas arquitectónicas e instalarlas en su castillo. Más de 80 artesonados hispano-musulmanes y monasterios enteros fueron desmantelados y transportados piedra a piedra. En 1925 llegó a instalar un claustro medieval español en su castillo.

dsc_1219-dbm-a.jpg
Hearst Castle

Italia y Grecia aún reclaman a EEUU parte de sus patrimonios saqueados y es posible que algún día lleguen a recuperarlos, sin embargo, España no puede reclamar ninguno de los tesoros arquitectónicos que salieron porque fueron vendidos, se trataron de operaciones de compraventa. Operaciones de compraventa que aprovecharon las necesidades surgidas de la posguerra de un país, pero operaciones legales al fin y al cabo.

En la actualidad el rancho cubre 250 mil acres y forma parte del Parque Estatal de San Simeón (San Simeón State Park), en San Luis Obispo. La propiedad está divida en una casa principal, La Casa Grande- cuyas torres están inspiradas en una catedral española- y tres secundarias. En “La Casa Grande”, la parte principal del Castillo, Hearst colocó su colección de antigüedades y piezas artísticas europeas.

Para más información visiten www.hearstcastle.com.

Mañana hablaré sobre la arquitecto, Julia Morgan que, además de diseñar Hearst Castle, fue la primera arquitecto del estado de California.

Chemosphere. Brian De Palma & John Lautner

25 julio, 2007 en 2:49 pm | Publicado en Arquitectura y cine | Deja un comentario

Me gusta el cine y por eso me gusta Brian de Palma. Me gusta la arquitectura y por eso me gusta John Lautner.

200px-depalma_body_double.jpg

Foto de Bobak Ha´Eri

Supongo que habrán visto “Doble cuerpo”, si les gusta el cine y la arquitectura deberían verla, no es un consejo, es una obligación. Una clase magistral de cómo sacarle partido dramático a todos los recursos de un decorado natural. Para De Palma, “La arquitectura de una ciudad siempre fue mi inspiración, desde luego, todo sale de la preparación minuiciosa que realizo antes del rodaje. Me recorro escrupulosamente los decorados. Fotografío todos los rincones. Siempre ando buscando lugares con interés visual, me resulta imprescindible, dado que mi dirección se basa mucho en los movimientos de cámara.” En esta ocasión le tocó a Hollywood. En “Impacto” le tocó a Filadelfia, en “Fascinación” a Florencia y Nueva Orleans, en “La furia” y “Los intocables” a Chicago, en “Atrapado por su pasado”, “La hoguera de las vanidades”, “Greetings” y “Hi, mom!” a Nueva York, en “El precio del poder” a Miami, en “Misión imposible” a Praga, en “Femme Fatale” a París… Les recomiendo que repasen su filmografía buscando en la ciudad el reflejo interior del personaje. Demasiadas recomendaciones. A lo que vamos.

En “Doble cuerpo” tenemos la perfecta conjunción de este reflejo. Jake Scully, un actor mediocre, es despedido de una película de serie B debido a su claustrofobia. Tiene que meterse en un ataúd pero no lo soporta y le despiden. En un casting se encuentra con un otro actor que le ofrece su casa, se marchará fuera por un tiempo y necesita que alguien la cuide. La casa es Chemosphere.

chemosphere11.jpg

Foto de Bobak Ha´Eri

“Quiero dejar claro que esa casa en forma de nave espacial existe realmente. No construimos un decorado. Es una casa que está en el Valle de San Fernando, se llama Chemosphere y la hizo John Lautner, un exdiscípulo de Frank Lloyd Wright.” Brian de Palma

Chemosphere está construida sobre un único pilar de hormigón que forma un ángulo de cuarenta y cinco grados con el suelo, tiene forma de platillo volante octagonal con ventanas en cada uno de los lados y doscientos metros cuadrados de superficie. Únicamente es accesible a través de un funicular.

Por supuesto, Jake está encantado, la casa parece perfecta para su claustrofobia, una panorámica total del mundo exterior. Desde un telescopio, Jake espía cada noche la ventana de uno de los edificios colindantes, una mujer se desnuda y se masturba utilizando siempre el mismo ritual. Una noche, Jake observa desde el telescopio cómo un hombre con una media en la cabeza entra en casa de la bailarina. La bailarina no se ha percatado y el hombre se acerca sigilosamente con una taladradora. Y es aquí cuando se detona el conflicto a través de la relación espacio-personaje, cuando el equilibro se desequilibra, cuando la identificación se convierte en paradoja. Jake puede verlo todo pero no puede alcanzarlo, todo está lejos, permanece aislado, la bailarina no puede escuchar su aviso, la policía tardará demasiado tiempo en llegar. Él es quien tiene que vencer su aislamiento, salir de la casa y salvar a la chica, no puede seguir huyendo de su claustrofobia, tiene que vencerla.

20010315chemo2.jpg

Foto de Julius Shulman

Esta casa podría servir también como metáfora de todo el cine de De Palma. O quizás no. El cine de De Palma no es una mirada que lo abarca todo en el presente, no son secuencias paralelas, son flashbacks, flashforwards, es una mirada en la que coexisten pasado, presente y futuro. Como en “Femme Fatale”, se trata de componer la foto del tiempo.

Chemosphere también ha sido utilizada como residencia futurista en el programa televisivo “The Outer Limits: The duplicate man” basado en un relato del autor de ciencia ficción Clifford D. Simack (otra recomendación), y ha servido como inspiración para un decorado de la película “Los ángeles de Charlie”, para un edificio que aparece en el famoso videojuego “Grand Theft Auto: San Andreas” y como residencia para el personaje de Troy McClure en un episodio de “Los Simpson”. En el año 2000 la casa se vendió al editor alemán Benedikt Taschen.

Mañana les hablaré sobre John Lautner, o mejor, les hablará él.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.