Comprar una isla

14 agosto, 2007 en 1:48 pm | Publicado en Vivienda | 2 comentarios

Si estás harto de las consecuencias catastróficas del sentimentalismo humano, soltar lastre, levar anclas y echarlas donde nadie pueda encontrarte dejó de ser un sueño. Marlon Brando compró Tetiaroa, Johnny Depp Little Halls Pond Cay, Mel Gibson acaba de adquirir Mago… Cómprate una isla y convierte tu soledad en un valor… inmobiliario.

worldmap.jpg
Localización de la oferta de islas

Hace unos años comprar una isla era inviable para la mayoría de los habitantes del planeta. Ahora también, pero si reducimos el planeta a los países desarrollados la cosa cambia. Además del precio, las dificultades se presentaban en la manera de autoabastecer nuestras necesidades básicas. Agua, electricidad y comunicación separaban al hombre de su sueño. En la actualidad, el desarrollo tecnológico pulveriza las dificultades. Las fuentes de energía renovable como la energía solar o la energía eólica, son ya alternativas fiables para el autoabastecimiento energético. La proliferación de las comunicaciones vía satélite resuelve el problema del aislamiento, aunque no queramos que se resuelva, y el consecuente problema de la inseguridad. Y el desarrollo de los hogares prefabricados termina con la pesadilla de la contrucción, imaginen los costes y las dificultades del transporte de equipo, materiales… Respecto al precio, el crecimiento y la variedad de la oferta disponen el sueño al alcance de cualquier billetera. Ya no hay excusa para no comprar una isla.

skorpios.jpg
Isla de Skorpios. Propiedad de Athina Onassis

Ok, quiero comprar una isla y ¿ahora qué?…

¿Cuánto vale una isla? La localización es el factor más importante para determinar el precio de una isla. Mientras que las islas del Caribe o del sur del Pacífico pueden llegar a costar varios millones de euros (hay excepciones), las islas en climas menos cálidos, como Canadá por ejemplo, se pueden adquirir desde 24.000 euros. Otro factor a considerar es el grado de desarrollo de la isla, si es un terreno 100% natural, lo más barato, si cuenta con instalaciones, lo más caro. Pero cuidado, si lo que desean es construir de manera tradicional, pueden terminar ahorrando si optan por comprar una isla con instalaciones, en la isla se multiplican los precios habituales de construcción.

La vida en la isla. Acostumbrarse a vivir en una isla no es fácil y el paraíso soñado puede terminar en pesadilla. Primero prueben. Sí, también hay mercado de alquiler. Muchos propietarios alquilan sus islas durante parte del año y a menudo las tarifas no suben más que los costes de estancia en un hotel.

johnnydepp.jpg
Isla de Little Halls Pond Cay. Propiedad de Johnny Depp

Después de probar y decidir el tipo de isla que les interesa comienza la verdadera investigación. Pasen el tiempo que sea necesario investigando las islas disponibles en el mercado. Internet es una herramienta inestimable para esto. Desde hace algún tiempo proliferan las webs de ventas de islas. Aquí tienen algunas:

www.vladi-private-islands.de/home_e.html
www.privateislandsonline.com/
www.tropical-islands.com/
www.angelfire.com/ca5/islands/
www.privateislandhoneymoon.com/
www.bcprivateislands.com/
www.happywhale.com/privateislands.html
www.caribbeanway.com/frames/private_frame.html
www.travelersdigest.com/private_islands_for_rent_3.htm

¿Cómo elegir? El primer condicionante para elegir una isla adecuada es el tiempo que pasaremos en ella, si pasará la mayor parte del año probablemente le interesen los climas suaves y regulares (Bahamas, Nicaragua,…). Si la quiere para el periodo vacacional, ahorrará dinero invirtiendo en lugares únicamente cálidos en verano (EEUU, Canadá, Inglaterra…)

6.jpg
Isla de Tetiaroa. Propiedad de Marlon Brando

Una vez decidida la región, el paso siguiente sería entrar en contacto con a los dueños y hacer preguntas: estado y distancia del aeropuerto más cercano, estado y distancia del hospital más cercano, grado de accesibilidad de la isla, covertura para móviles, fiabilidad de la energía local, lugar más próximo donde repostar y reparar barcos… E incluso pueden demandar referencias de los vecinos más cercanos.

Una vez decidida la isla, lo más importante, pedir consejo legal. En cada país rezan leyes inmobiliarias distintas. En áreas como EEUU, Australia o Canadá, son transparentes, pero en algunos lugares como Filipinas o Centro América no. Un abogado se cerciorará de que el título de su isla quede claro y de que no le traspasen más responsabilidades de las que desee contraer.

¿Y ahora qué? Último paso, ya tienes la isla. ¿Y ahora qué?

It´s up to you!

Opiniones Alquiler Vs Compra

13 agosto, 2007 en 7:17 am | Publicado en Destructor de mitos, Vivienda | 1 comentario

Primero, gracias a todos los que habéis leído el post anterior y gracias a todos los que habéis aportado un comentario. Gracias por la sugerencia iMat, pero la sección destructor de mitos ya estaba creada, lo dije en el post Destructor de mitos: Decoración habitaciones pequeñas. Todos los viernes habrá destructor de mitos y el próximo también generará polémica.

Pero vayamos al grano. Por supuesto, declinarse por el alquiler o la compra no es una decisión fácil, hay que tener en cuenta múltiples factores. El post sólo pretendía demostrar que vivir de alquiler no es tirar el dinero, ¿se consiguió?… Lo que seguro se consiguió fue que aportárais conocimiento, experiencia y razonamiento para abordar el dilema. Mi destructor de mitos se resintió pero ganamos mirar la cuestión con mayor prespectiva. Ahí van vuestras opiniones.

Oppz apuesta por diversificar la inversión puesto que la compra de una vivienda, a día de hoy, no es una inversión segura en España e invertir en vivienda es jugártela todo a una carta.

Para Kiki, una hipoteca a interés fijo junto a la suposición de que el sueldo irá en aumento destruye la previsión del ahorro del alquiler respecto a vivienda.

Kiki, Bobada, Hipotekad y Pedrin Bcn no confían en que sea posible la inversión de la diferencia entre hipoteca y alquiler porque no confían en que haya ser humano que lo haga, y menos, si como propone la demostración el sueldo es de 1500 euros al mes y se pagan 800 de hipoteca. Me gustó la frase de Pedrin Bcn “Alquilar no es ahorrar, es dejar de gastar un dinero que no tienes”. Y precisamente por eso Macano dice “Estoy alquilado porque no puedo pagar una vivienda”.

Marmolillo encontró un hueco, por supuesto, el precio y alquiler de las plazas de garaje están correlacionadas con el precio de la vivienda. Esta inversión no sustenta el razonamiento.

Aitor otro. No se consideró que la desgravación por compra es mayor que la desgravación por alquiler.

Miguel recuerda que no se consideraron los gastos de agua, comunidad, luz, basuras en el ahorro del alquiler.

Para C y Paco el razonamiento sólo es válido para ciudades grandes, y tienen razón. Torrasket propone que vivir en el campo puede ser bueno, bonito y barato.

Para Manu-Drac y Anne vivir de alquiler es invertir en experiencia y calidad de vida. No es tirar el dinero. El alquiler permite disfrutar de la vida sin agobios económicos, vivir en diferentes lugares, no almacenar cosas inútiles…

Millares propone el alquiler vitalicio para que los más reacios como Herzeleyd reconozcan al fin la vivienda alquilada como su hogar.

Pedro Pp nos regala una herramienta que permite calcular la diferencia entre alquiler y compra a partir de varios parámetros de entrada, http://hipotecas.sagaz.es . Añado otra: http://www.firstcapitalservice.com/calc_rentvbuy_es.html

Respecto a las proclamas políticas. A día de hoy ni izquierda ni derecha han solucionado el problema de la vivienda.

En fin, que como ya avisé en la presentación, las cosas no son lo que parecen sino que parecen lo que son. Seguid proponiendo y seguiré comentando y amplificando.

Destructor de mitos: ¿vivir de alquiler es tirar el dinero?

10 agosto, 2007 en 12:28 pm | Publicado en Destructor de mitos, Vivienda | 83 comentarios

flanagan-alquiler.gif

Es frecuente escucharlo, vivir de alquiler es tirar el dinero. Hoy será el mito a destruir. Pago una hipoteca, 300.000 euros a 30 años, unos 1500 euros al mes, y tengo la suerte de compartirla con mi pareja, si no, no podría pagarla, o sí, pero no podría vivir. Y cuando digo vivir no me refiero a ir al cine, a cenar en restaurantes, salir de viaje… me refiero a que no podría cubrir mis necesidades básicas. No podría cubrir mis necesidades básicas, ¿se dan cuenta de lo que esto significa?

Vivimos en un país europeo y un país mediterráneo e igual que en la mayoría de los países mediterráneos los españoles consideramos nuestra vivienda como una inversión, como un depósito de ahorro. Tener en propiedad nuestra vivienda forma parte de nuestra cultura. Pero no sólo en los países mediterráneos, también en Reino Unido, según las encuestas, para la mayoría de la población sería deseable tener la vivienda en propiedad. Pero ¿por qué? “Un hombre que no tiene tierra no es un hombre”, lo oí en una película de Tom Cruise.

Vivir de alquiler es tirar el dinero. Desmitifiquémoslo. Ya lo dije, este blog nació con vocación de reflejo. Les traslado la opinión de un internáuta que leí en http://www.inverforo.com. Por supuesto es sólo una opinión pero si está dudando entre alquilar o comprar una vivienda merece la pena que lo lea:

“Hace años, sí, estoy de acuerdo, cuando las hipotecas se pagaban a diez o quince años, sí era tirar el dinero.

¿Pero hoy? Que voy a estar pagando 30, 40 o 50 años. Que no sabré nunca cuánto acabaré pagando debido al interés variable. Y que los precios se han elevado debido al alto porcentaje de especulación… No, no creo que vivir de alquiler sea tirar el dinero.

Pongamos un ejemplo.

Un piso de segunda mano, con 30 o 40 años de antigüedad, de 70 m2. y en una ciudad grande como Barcelona o Madrid, llega tranquilamente a los 300.000 €. O mejor dicho, “estaríamos de suerte” con ese precio.

En este caso, si optamos por la opción compra, podemos tener una hipoteca de 30 años a unos 1.500 € mensuales. Si por el contrario, escogemos la opción alquiler, el precio puede estar en unos 800 € gastos incluidos.

Si una persona puede pagar una hipoteca de 1.500 € y opta por pagar el alquiler de 800 puede ahorrar esos 700 € de diferencia, por tanto, el primer año habrá ahorrado 8.400 €, el segundo 8.064, el tercero 7.716,24, el cuarto 7.356,36 y el quinto 6.983,76 €.

Todo ello considerando un IPC del 3,5 % anual y una cuota hipotecaria invariable de 1.500 €; con lo cual obtenemos, al final de los cinco años que dura el contrato de alquiler, un capital ahorrado de aproximadamente 38.000 €, y en cash, que a diferencia de la revalorización de la vivienda, es circulante, y, por tanto, invertible.

Invirtiendo nuestro ahorro de manera conservadora y sin complicarnos demasiado la vida, podríamos poner nuestro dinero en un plan de pensiones, un fondo de inversión o cualquier otro producto financiero que nos pareciese conveniente.

También podríamos invertir en propiedad horizontal, comprar un par de plazas de parking y alquilarlas. En una ciudad como Barcelona, el precio medio puede estar entre 90 y 150 € mensuales. Alquilando en el peor de los supuestos, a 90 €, obtendríamos unos ingresos de 2.160 € anuales, es decir, una rentabilidad del 5,68 %; más, la posible revalorización anual del suelo.

En cualquiera de las opciones señaladas no me parece que se haya tirado el dinero, al contrario, creo que se ha invertido.

También podríamos optar por invertir de una forma no tan conservadora y destinar todo o parte de nuestro ahorro a la bolsa.

En la bolsa española en los dos últimos años hay bastantes empresas que han conseguido revalorizaciones muy importantes, algunas han multiplicado por cuatro e incluso por cinco y otras muchas acumulan plusvalías en las que se supera con creces el 100 % de revalorización, ¡y en tan solo dos años! Sobran ejemplos: Metrovacesa, Sacyr, Inmocaral, Endesa, Iberdrola, Telepizza, Acerinox, Arcelor, Adolfo Domínguez, Abengoa, Avanzit… todos los grandes del sector de la construcción, superando holgadamente casi todos ellos el 150 % de revalorización. Y qué decir de los bancos, que en su totalidad superan el 50 % de plusvalía habiendo muchos que llegan al 70-80 %, y alguno, como el Sabadell, superan el 100 %.

Como podemos comprobar la bolsa ha ofrecido entre el 2005-06 un amplio y suculento abanico de posibilidades suficiente como para satisfacer todos los gustos y sin necesidad de invertir en empresas con excesivo riesgo, permitiendo así, una inversión relativamente segura.

¿Habríamos tirado el dinero, si hubiésemos invertido en bolsa y hubiéramos obtenido plusvalías como las mencionadas, y en tan solo dos años?

Si volvemos al ejemplo de compra o alquiler en el que ahorrábamos el diferencial entre ambas cuotas e invirtiésemos en bolsa con el ahorro acumulado en el segundo año, es decir, con 16.000 €, y obtuviésemos plusvalías en torno al 100 ó 150 % por ejemplo, estaríamos hablando de hacer caja con 32 y 40 mil euros respectivamente. Y aún nos quedarían tres años de ahorro a computar hasta finalizar nuestro contrato de alquiler a cinco años.

Es decir, si inicialmente habíamos calculado el ahorro al final del quinquenio de alquiler en 38.000 €, ahora tendríamos que añadir las plusvalías de bolsa, 16 y 28 mil euros dependiendo de si ganamos un 100 o un 150 % respectivamente.

Considerando estos supuestos (y sólo estamos destinando a bolsa una parte de los ahorros), podríamos estar hablando, tranquilamente, de unos ahorros al final de los cinco años de alquiler de entre 54 y 66 mil €. Y en tan solo dos años de bolsa, ¿y si la bolsa continúa a buen ritmo dos o tres años más, quién se atreve a afirmar que no podemos obtener mayores beneficios, invirtiendo el total de nuestros ahorros quinquenales en bolsa?

Tampoco me parece que esto sea tirar el dinero, muy al contrario, me parece bastante más interesante que una revalorización inmovilizada y pendiente de amortizar (durante toda tu vida) como la de la vivienda.

¿Cuánta gente hay que sea capaz, pagando 1.500 € de hipoteca, de ahorrar, en cinco años, 38.000 €? Los que contesten sí a esta pregunta, adelante, venga esa hipoteca, ahora bien, los que por tener un piso en propiedad limiten su capacidad de ahorro a cero o casi cero, ojo, puede que en algún momento de su dilatada vida crediticia su situación financiera sea demasiado vulnerable e incluso insostenible.

En este punto creo que también habría que desmitificar el mito de “si me va mal, vendo”. Mucha gente tiene la sensación de poder vender rápido si la situación fuese tan dramática que no quedase más remedio. No es tan fácil, cabe recordar que en situaciones de impago el banco no espera más de tres meses (¿cuánta gente pregunta qué pasa si no se paga, en el momento de firmar la hipoteca?) Pasados estos 90 días, tu banco pone tu casa a subasta, es decir, o pones el dinero encima de la mesa o te quedas sin nada, y les aseguro, que los departamentos jurídicos de los bancos no son la hermanita de la caridad y que su maquinaria se pone en funcionamiento al día siguiente del primer impago, sin dilaciones. Ya me explicarán entonces cómo vendemos un piso en 3 meses, cuando la media está en aproximadamente 12. ¿Lo regalamos?

El ahorro siempre había sido una virtud, en él se sustentaba gran parte de la estabilidad financiera familiar, ahora parece que no, los tiempos cambian, ahora prima el que tu riqueza no sea el dinero. Hemos cambiado de activo, ahora parece que el inmovilizado tipo vivienda es la salvación.

Craso error, el dinero, ese otro activo al parecer ahora olvidado por el ciudadano de a pie, sigue mandando y es, en primer y última estancia el que genera economía, y en el caso de las familias, el que hace posible el ineludible consumo, que a su vez, genera economía. ¿Podremos vivir siempre con las migajas que nos deja la hipoteca? ¿No es más que probable que se resienta nuestro consumo, a niveles realmente agobiantes, si nos pasamos en lo que pedimos, aunque el mercado esté así? ¿Cuál es la solución? ¿Refinanciar a 50 años para poder seguir viviendo?

Es demasiado osado vivir durante toda tu vida con tu capacidad de ahorro en niveles de cero o semi cero. Los datos publicados en prensa en multitud de ocasiones con cifras cercanas o incluso superando el 50 % de familias que no llegan a final de mes debería alertarnos bastante más de lo que lo hace, sobre todo en un país en el que no somos especialmente punteros en nada. Y si no, comparemos nuestro salario mínimo interprofesional con los de la Europa avanzada a la que nos dicen pertenecer. Comparemos nuestro IPC al Europeo, “aquí sí… ¡les ganamos!”.

Para resumir vuelvo a insistir en los tópicos. Repasémoslos de nuevo, quizá estén obsoletos. Quizá estamos viviendo un momento, sobre todo desde hace tres, cuatro años, en el que ya no es aconsejable comprar (al menos en las grandes ciudades). Los tiempos cambian. Cuanto antes lo aceptemos antes venceremos los tabúes y falsos mitos que nos pueden complicar la vida de manera dramática.”

Julia Morgan. Una arquitecta para Hearst

9 agosto, 2007 en 6:02 am | Publicado en Arquitectura, Arquitectura y cine | Deja un comentario

En algunas artes la imaginación y el trabajo no serían más que esto, imaginación y trabajo si no fuera porque existe alguien con el dinero y la voluntad suficiente como para convertirlos en realidad. Este inseminador de vida, o de muerte, es el mecenas. Algunos mecenas son generosos en el sentido más amplio de la palabra, a otros les mueve el ansia de perpetuidad. William Randolf Hearst era un mecenas y Julia Morgan era, además de su arquitecta, su pasaporte a la inmortalidad.

morgan_wrh.jpg
Julia Morgan junto a Hearst

Julia Morgan nació en San Francisco el 20 de Enero de 1872. Fue la segunda de cinco hermanos. Su padre, Charles B. Morgan fue un Ingeniero de Minas de Nueva Inglaterra que en 1867 se trasladó a la costa este para casarse con Liza, su madre, convencido de que su futuro se labraría allí.

Julia realizó sus estudios primarios en Oakland High School. Se graduó en 1890 y su interés por las matemáticas le llevó a matricularse en la facultad de Ingeniería de la Universidad de Berkeley. En el año de su licenciatura, el célebre arquitecto Bernard Maybeck, que por entonces tenía 32 años y enseñaba geometría descriptiva, realizó un seminario privado de arquitectura para sus mejores estudiantes. Este seminario marcó la carrera de Julia y de sus compañeros que se animaron a matricularse en la École des Beaux-Arts de París. Julia llegó a París en 1896, aprendió francés y pasó las pruebas de entrada en 1898 convirtiéndose en la primera mujer admitida en la división de arquitectura. En Febrero de 1902 se diplomó.

Este mismo año regresó a EEUU, al Bay Area, y comenzó a trabajar como asistente para John Galen Howard en el diseño y la construcción del Hearst Greek Theater de la Universidad de Berkeley.

greektheater.jpg
Greek Theatre en la Universidad de Berkeley

Pero su ambición y su ansia de independencia le llevaron a presentarse al examen que otorgaba la licencia necesaria para ejercer como arquitecto. Fue la primera mujer en conseguir la licencia del Estado de California. En 1904 abrió su primera oficina en el 456 de Montgomery pero el edificio se destruyó por el terremoto de 1906 y se asoció con Ira Wilson Hoover. Hasta 1910 no comenzó a firmar sus proyectos como Julia Morgan en solitario.

Su primer proyecto de envergadura fue la reconstrucción del Hotel Fairmont, dañado seriamente en el mismo terremoto que destruyó su oficina. Julia supervisó las obras para los dueños del hotel y consiguió reabrir un año después, en el aniversario del terremoto.

En sus cincuenta años de carrera, Julia diseñó más de 700 obras ejecutadas, muchas de ellas casas monumentales y de diseño en la zona de Berkeley, Oakland y Piedmont. Y trabajó en numerosas ocasiones para asociaciones de mujeres como la YWCA.

merrilldistant1.jpg
Merrill Hall, para la YWCA

De sus grandes proyectos en el interior de la ciudad cabe destacar Katherine Delmar Burke School

katherinedelmarburkeschool.jpg

…y la residencia Heritage Retirement Community(1924)

heritage2.jpg

También diseñó un gran número de casas y apartamentos en San Francisco…

dergehouse.jpg
Derge House

Julia mantuvo relación con tres generaciones de Hearst pero fue con W.R.Hearst con quien colaboró más asidua y estrechamente. Para W.R.Hearst construyó proyectos residenciales y comerciales, los más famosos, sus casas residenciales en San Simeon (Hearst Castle), su obra más célebre y monumental…

romanpool.jpg
Roman Pool en Hearst Castle

…y en Wyntoon

wintoonhousecolor.jpg

Si quieren ver más fotos de las obras de Julia Morgan pinchen aquí.

Xanadu. The Hearst Castle

8 agosto, 2007 en 6:25 am | Publicado en Arquitectura, Arquitectura y cine | Deja un comentario

La mayoría habrá visto o al menos habrá oído hablar de Ciudadano Kane (Citizen Kane), la película escrita, dirigida y protagonizada por Orson Welles. La persona en el que está inspirado el personaje de Charles Foster Kane es William Randolph Hearst, el único heredero de George Hearst, un minero rico que compró, en 1865, 40.000 acres de tierra que incluían los Ranchos Mexicanos de Piedras Blancas, San Simeón y Santa Rosa. “Estoy cansado de mi rancho, de acampar al aire libre, quiero algo más cómodo, me gustaría construir una casita” le dijo a la arquitecto Julia Morgan en 1919. George Hearst terminó construyendo un castillo de 165 habitaciones y 127 acres de jardines, terrazas, piscinas y pasaje y, en el mismo año, el castillo fue heredado por su hijo W.R.Hearst; quien siguió construyéndolo hasta 1947. Actualmente lo llaman San Simeón Castle o Hearst Castle y está considerado como monumento histórico del estado de California.

hearstcastlewildcatt2com.jpg
Hearst Castle

Welles lo llamó Xanadú

xanaduconstructioncitizenkane.jpg
Fotograma de Ciudadano Kane. Recreación del Hearst Castle

En el tiempo en que W.R.Hearst y su mujer, la actriz Marion Davies, lo usaron de residencia, el castillo se convirtió en una especie de centro social de Hollywood. Winston Churchill, Charlie Chaplin, Greta Garbo, Dolores del Río o Clark Gable fueron algunos de sus invitados. Además de heredero, W. R. Hearst llegó a convertirse en un magnate de la comunicación y su poder de influencia alcanzó tal punto que en una ocasión llegó a afirmar –Usted suministre las ilustraciones, que yo pondré la guerra-. Era la contestación al dibujante del Journal, Rémington, que tras una breve estancia en Cuba le llamó por teléfono para decirle, -Todo está en calma. No hay problemas. No habrá guerra. Quiero volver-. La guerra a la que se referían era la guerra de Cuba, la guerra entre España y EEUU provocada por el hundimiento del Main en la Habana. Al día siguiente The Journal, su periódico, publicó en portada el siguiente titular:

«El barco de guerra Maine partido por la mitad por un artefacto infernal secreto del enemigo»

El ego de Hearst le llevó a construir en el interior de su castillo el mayor zoológico privado del mundo. Tenía más de 70 especies de animales, entre ellos, avestruces, búfalos, canguros, llamas, cebras, tigres, osos, y monos. Pero a finales de los años 30 ya no podía seguir manteniéndolos y los donó a zoológicos públicos. Aprovechándose de las guerras que destruían Europa, Hearst, que ni siquiera entendía de arte, contactó con Arthur Byne, un arquitecto que no ejercía de arquitecto y que llegó a convertirse en el ladrón de tesoros más famoso del mundo gracias al dinero de Hearst, para desmantelar joyas arquitectónicas e instalarlas en su castillo. Más de 80 artesonados hispano-musulmanes y monasterios enteros fueron desmantelados y transportados piedra a piedra. En 1925 llegó a instalar un claustro medieval español en su castillo.

dsc_1219-dbm-a.jpg
Hearst Castle

Italia y Grecia aún reclaman a EEUU parte de sus patrimonios saqueados y es posible que algún día lleguen a recuperarlos, sin embargo, España no puede reclamar ninguno de los tesoros arquitectónicos que salieron porque fueron vendidos, se trataron de operaciones de compraventa. Operaciones de compraventa que aprovecharon las necesidades surgidas de la posguerra de un país, pero operaciones legales al fin y al cabo.

En la actualidad el rancho cubre 250 mil acres y forma parte del Parque Estatal de San Simeón (San Simeón State Park), en San Luis Obispo. La propiedad está divida en una casa principal, La Casa Grande- cuyas torres están inspiradas en una catedral española- y tres secundarias. En “La Casa Grande”, la parte principal del Castillo, Hearst colocó su colección de antigüedades y piezas artísticas europeas.

Para más información visiten www.hearstcastle.com.

Mañana hablaré sobre la arquitecto, Julia Morgan que, además de diseñar Hearst Castle, fue la primera arquitecto del estado de California.

Casas familiares con familia

6 agosto, 2007 en 11:47 am | Publicado en Vivienda | Deja un comentario

Ayer por la noche llegué a “mi” casa familiar de vacaciones, cerca de la playa. La casa estaba invadida. Estaba mi hermano, mi primo, sus mujeres, sus hijos, tres cada uno y todos menores de cinco años, y sus empleadas de hogar. Doce, con nosotros catorce, dieciséis con mi perro y el de mi hermano. La casa es un chalet mediano, tiene veintisiete años y unos 200 metros cuadrados sin contar jardín. Para dieciséis queda un poco justa. Mi madre dice que un verano convivimos más de veinte pero no me acuerdo.

Antes que llégaramos, mi hermano había estado durmiendo en nuestra habitación y esta mañana mi sobrina se ha despertado y se ha metido en nuestra cama. A las siete. Pensé que se iba a asustar cuando me viera, anoche cuando llegué estaba dormida, no sabía que había llegado, pero no se ha asustado, me ha observado, me ha sonreído y se ha marchado corriendo a avisar a su madre. Después he salido al jardín a echar un vistazo a la reforma, a la luz del día. Al final del verano pasado mis padres encargaron el “update” del chalet a un vecino que tenía una constructora, el presupuesto era el más barato y además, que fuera nuestro vecino les daba confianza

suelohabitacion-01.jpg
Se les habían acabado los baldosines y no encontraron otros similares.

colores-01.jpg
Pensaron que los colores combinarían… Aún lo creen.

sueloterraza3-01.jpg
detallepuerta-01.jpgdetallepintura-01.jpg
Detalles de los acabados.

puerta-01.jpg
Seguridad garantizada las 24h. Es la puerta de entrada.

“Mi” casa familiar ya no es mi casa familiar y mi vecino ya no es constructor, sus empleados le han dejado y nadie quiere saber de él. Hoy se ha acercado un tipo a la valla y me lo ha contado, era el carpintero, decía que no había cobrado el dinero que habíamos entregado al constructor para que a su vez le pagara a él y que hasta que no lo cobrara no terminaba las puertas ni los armarios. -Hay más trabajadores como yo…Tengan cuidado, no se en que rollos andará metido…-

He pasado la mañana tratando de reconstruir mi casa familiar en la orilla de la playa, junto a mis sobrinos, mis obreros. Cuando a eso de las tres creía que la tenía, uno de ellos ha salido del mar como un overcaraft y se ha avalanzado sobre ella, la ha destruido. Y los demás, que tanto tiempo y trabajo la habían dedicado le han mirado congelados durante tres segundos, uno, dos y tres, yo también. -¿Ahora qué tenemos que hacer?, ¿echarnos a llorar?, ¿pegarle?- -¿Ahora qué tengo que hacer? ¿echarme a llorar? ¿ahogarle? En el segundo cuatro el destructor se ha muerto de risa y en el segundo cinco el resto se ha lanzado también sobre la casa. Todos riendo, pisoteando nuestra antigua y nueva casa familiar.

Y entonces lo he visto claro. Son sofás que se manchan poco o que no importa que se manchen, son vasos por cortesía de coca-cola o de alguna otra promoción, son las páginas amarillentas de la primera edición de Chacal junto al blanco impoluto de la edición en pasta de lo nuevo Harry Poter en inglés, es la tele de tubo junto al sintonizador tdt, el ipod, el mobil 3G, el portátil y la play station, es pintura sobre pintura, suelo sobre suelo, reforma sobre reforma, son las conchas y las piedras en la estanterías, es una foto mía, mal enfocada, en la puerta de mi primera escuela.

casa-01.jpg

Esto es una casa familiar de vacaciones, de todos y de nadie a un tiempo, y por un tiempo.

Always looking for the right side of life!

Bioviviendas, bioblog…

2 agosto, 2007 en 5:40 am | Publicado en Arquitectura, Vivienda | Deja un comentario

No soporto el calor, lo dije ayer, me repito. Necesito una casa con tres metros de tierra por encima, con árboles y plantas en el tejado, quiero ser un hombre, necesito una biovivienda, con mucho bio, eco y geo para regular mi tránsito intestinal.

imagen08.jpg

Cuando escucho “solución”, “necesidad”, “moderno”, “seguridad”, “económico”, “protección”, “futuro”… en la boca de un vendedor, no me lo creo. Los prefijos ecológicos que tan bien han resultado en los alimentos y en los cosméticos se extienden ahora a la construcción. Bio, eco, geo… todo parece bueno. Un mundo verde, sin arrugas. Un mundo “natural”.

“…los pájaros anidan en los árboles y algunos peces se resguardan en arrecifes coralinos, descubriendo que ese hogar satisface en mayor medida sus necesidades. El hombre no iba a ser menos y su elección fue desde siempre el habitar las cuevas.”

08.jpg01.jpg09.jpg

Pero yo ya no soy el hombre, ahora soy un topo, y quiero salir de la cueva y construir una casa que se adapte a mis necesidades y caprichos. Quiero ver el amanecer, y el atardecer, y corrientes que cierren las puertas de un portazo. Esto sí sería una novedad. Un entorno que destapara mi naturaleza.

Y no seré yo quien vaya contra la “naturaleza”. La biovivienda, además de un atractivo producto es una buena idea y no se deben criticar las buenas idea, va contra nuestra “naturaleza”.

paisaje2.jpg

Aquí tienen algunas de las ventajas de la biovivienda respecto de la vivienda tradicional.

-El sistema modular de gran resistencia permite la conclusión de la obra en tiempo record, inferior a treinta días. Por este motivo la mano de obra se reduce en un 85% frente a un construcción tradicional.

No origina impacto medio ambiental, siendo la vivienda respetuosa con el ecosistema por excelencia, ya que el 85% de su superficie se encuentra bajo tierra y no resta espacios verdes.

-El techo y tres cuartas partes de su estructura se encuentran cubiertos de tierra, por lo que no precisa prácticamente mantenimiento alguno y se convierte en la construcción más efectiva frente a robos.

-Durante la construcción no se generan prácticamente residuos, incluso el índice de siniestralidad laboral se reduce considerablemente.

-Los estudios demuestran que este sistema de construcción es resistente a agentes climáticos adversos, terremotos, fuegos y temperaturas extremas, generando un microclima interno único.

-Su seguridad y especial diseño hacen que la contratación de todo tipo de seguros sea más económica.

-El microclima estable que genera, permite un ahorro energético en la factura global de más de un 60 %, ya que el mejor aislante térmico y acústico del mercado, nunca superado, es la tierra.

-Sin duda alguna la BIOVIVIENDA se integra en el paisaje sin generar impacto alguno ni destruir el ecosistema, ya que su principal componente es natural, muy económico y fácil de aportar: La tierra.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.